La violencia contra la mujer en Bolivia

La violencia contra la mujer en Bolivia

0 115

89 mujeres fueron asesinadas por sus parejas en los últimos diez meses, según un reporte del Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM). Asimismo, otras 50 perdieron la vida por hechos de inseguridad ciudadana en todo el país.

Tras ocho meses de la promulgación de la Ley 348 para Garantizar a la Mujer una Vida Libre de Violencia, la violencia contra la mujer, la violencia machista suma y sigue. La ley no es culpable, por supuesto, pero cabe admitir que muchas expectativas que se crearon en torno a ella  no han sido cumplidas.

Para empezar, el presidente Evo Morales, al momento de su promulgación, el 9 de marzo de 2013, dio un plazo de 90 días para su reglamentación, es decir para montar la estructura institucional que facilite su aplicación. No ha sido posible.

El Ministerio de Justicia ha formulado las bases de una política pública que se prevé sea adoptada en los diversos niveles territoriales;  con todo, la propia norma aún adolece de vacíos y ausencias: las fuerzas especiales de lucha contra la violencia aún no funcionan como manda la norma, como tampoco es relevante el papel de las instancias encargadas por la ley para asistir a las mujeres que son víctimas de violencia. Sólo 158 de los 339 municipios que tiene el país cuentan con al menos un SLIM y son recurrentes los reclamos sobre el maltrato que las mujeres reciben en estas instancias municipales.

La actuación de la justicia frente a este flagelo permite que los violadores y asesinos de mujeres salgan libres antes de ser sancionados, por lo que las mujeres temen cada vez más denunciar esos abusos. “No hay justicia, hay impunidad”, precisa el CIDEM.

No cabe duda que uno de los factores determinantes es la cultura machista, que perpetúa la violencia como una forma de relacionamiento entre hombres y mujeres y que hace de éstas víctimas de diversas expresiones y abusos que no sólo atentan contra su integridad y dignidad como personas, sino limitan considerablemente su desarrollo  y su participación social.

 El Estado tiene una responsabilidad sobre ello, por lo que es urgente que asigne una partida específica  para luchar contra la violencia. Según el último presupuesto de la ley, para el primer año de aplicación se necesitaban 249 millones de bolivianos  y se precisarán  137,5 millones para  2014.

Ahora que se están definiendo los fondos para los gastos públicos de la próxima gestión, sería conveniente que las autoridades,  que han promulgado con tanto entusiasmo una norma que representa un hito en la lucha contra la violencia en razón de género, hagan los esfuerzos necesarios para que ésta sea cumplida y respetada.

El Estado tiene responsabilidad en combatir la violencia, por lo que es urgente que asigne un presupuesto específico para luchar contra ella.

fuente:http://www.paginasiete.bo/opinion/2013/11/28/violencia-contra-mujer-bolivia-7156.html